» Dinero » Animales y Mascotas » Cómo adiestrar a un perro: Consejos y mejores prácticas

Cómo adiestrar a un perro: Consejos y mejores prácticas

Galería
Cómo adiestrar a un perro: Consejos y mejores prácticas

A todo el mundo le gusta un perro bueno y obediente, y eso lleva un trabajo de adiestramiento para que aprenda lo que se puede y no se puede hacer. El perro tiene una destacable capacidad de comunicarse y de interpretar las expresiones de los demás, capacidad que podemos aprovechar para su adiestramiento. No hay que olvidar que el estado natural del perro es vivir entre perros, por tanto la forma de adiestrarlo para convivir con seres humanos es educarlo sin olvidar su conducta natural, donde hay una gran jerarquización del grupo y el jefe de la manada debe poner unas normas estrictas.

Instrucciones
  1. 1

    Es importante saber a la hora del adiestramiento que los perros perciben el mundo de una forma diferente a nosotros. Ellos lo perciben en un porcentaje de 60% olfato, 30% oído y tan sólo un 10% por la vista.
    El perro debe reconocer su nombre, porque es importante hablarle directamente en el momento de pedirle algo. Así al oírlo estará atento al dueño esperando una orden y por eso hay que llamarlo por su nombre sólo cuando vaya asociado a algo, por ejemplo para darle de comer o para decirle que venga.

  2. 2

    ¿Cómo sabe un perro si su actitud en el adiestramiento ha sido la que esperamos de él? Cuando hace algo por su cuenta y lo felicitamos, cuando le mandamos hacer algo y lo felicitamos, y cuando hace algo sin que le censuremos. Nunca hay que felicitarlo cuando ha dejado de hacer algo malo por el hecho de haber parado.

  3. 3

    Para que asimile órdenes durante el adiestramiento, el perro debe asociarlas con una palabra determinada y darse cuenta de que al oírla y actuar de una forma recibe felicitaciones. Por ejemplo al pronunciar su nombre y gritarle “ven”, y si en ese momento viene hacia nosotros por su cuenta y recibe nuestras felicitaciones asociará esa palabra con el acto de ir hacia el dueño. También es importante hacerlo en lugares y horas diferentes, para que no haya confusión al asociar conceptos.
    Hay que advertir que al principio del adiestramiento no hay que darle órdenes si el perro está distraído, porque sería exigirle demasiado, ni olvidar que puede equivocarse alguna vez, que no se lo tomaremos en cuenta.

  4. 4

    El adiestramiento conlleva enseñarle cosas y reorientarle en otras.
    Con los perros se cumple el dicho “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”. No se debe hacer ningún caso cuando intenta hacer algo que no queremos, porque así verá que ese método es un fracaso. Esto puede aplicarse cuando llora al lado de la mesa a la hora de comer, o cuando araña una puerta para intentar entrar.

  5. 5

    Si el perro continúa haciendo lo que no queremos que haga hay que desviar su atención con otra actividad que la sustituya. Por ejemplo si no deja de arañar una puerta, tirarle una pelota y cuando la traiga felicitarle.

Comentarios
blog comments powered by Disqus