» Aficiones » Aficiones » Cómo armar el cubo rubik paso a paso: Resuélvelo de forma sencilla

Cómo armar el cubo rubik paso a paso: Resuélvelo de forma sencilla

Galería
Cómo armar el cubo rubik paso a paso: Resuélvelo de forma sencilla

El cubo de Rubik se ha visto, desde su invención en 1974, como un reto que solo la gente más inteligente puede resolver ya que requiere concentración, paciencia y una gran coordinación espacial. Esto hace que muchas personas quieran aprender a resolverlo para poder impresionar a sus conocidos y ganar su respeto o tal vez hay un cubo mezclado que lleva años en el estante y es hora de arreglarlo. Aquí se explica una manera de resolverlo que es fácil de memorizar aunque no es apta para competencias de resolver cubos en el menor tiempo posible.

Para facilitar la explicación se nombrarán las caras de acuerdo a su posición como la está viendo quien lo resuelve de la siguiente manera: frontal (F), derecha (D), base (B), izquierda (I) y superior (S). Nunca se va a explicar usando la cara trasera. Para mayor facilidad, en la imagen ejemplo se mostrará qué cara se está considerando derecha, frontal y superior. Además, se utilizarán algoritmos para facilidad de quien intente resolver el cubo. Si se gira una cara en sentido horario se denotará por la letra de la cara a girar seguida de un punto y en sentido antihorario por una coma, cuando se debe girar más de una vez, se acompañará por un número. Por ejemplo:

S. D, 2I, 3F. se leería: se gira una vez la cara superior en sentido horario, después la cara derecha en sentido antihorario, luego la izquierda dos veces en sentido antihorario y finalmente la cara frontal en tres ocasiones en sentido horario.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Antes que nada hay que saber que hay tres tipos de piezas en un cubo de Rubik normal: las centrales con un solo color, las laterales con dos colores y las esquinas con tres. Como las centrales nunca cambian de lugar con referencia a las demás centrales, lo primero que debemos hacer es decidir qué cara queremos hacer primero (para este ejemplo va a ser la amarilla) y poner las piezas laterales junto al centro del color que estamos haciendo.

  2. 2

    Habrán piezas que no están en su lugar porque sus dos colores deben coincidir con los colores de los centros en los que está en contacto. Para arreglar esto hay que hacer lo siguiente:

    2D, XS, 2D.

    Equis veces la cara superior porque hay que dejar la pieza que quitamos en la cara D en el lugar que le corresponde. Este algoritmo se puede repetir hasta que todas las piezas estén en su lugar. En el ejemplo se giraría 2 veces la cara superior.

  3. 3

    Hay que posicionar las piezas esquina en la esquina directamente inferior a su lugar. Cuando no está el color que estamos resolviendo (como en el ejemplo donde el color es amarillo) en la cara D hay que usar:

    D, 2B, D. B.

    Una vez que el color que estamos resolviendo esté en la cada D entonces usamos:

    D, B, D. B.

  4. 4

    ¡Has completado la primera cara correctamente! Ahora hay que voltear el cubo de modo que la cara que completamos ahora sea la base (B).

  5. 5

    Enseguida haremos la segunda capa del cubo (no se resuelve por caras). Para poner una pieza que está en la capa superior en la media (en el ejemplo queremos poner la pieza marcada con azul en el espacio marcado con verde) hay que hacer el siguiente algoritmo:

    S. D. S, D, S, F, S. F.

  6. 6

    Este paso es el mismo que el anterior pero en un caso ligeramente distinto como se ve en la imagen. Ahora usaríamos:

    S, F, S. F. S. D. S, D,

  7. 7

    Ahora que tenemos la segunda hilera hay 3 casos posibles como se ve en la imagen. En todos aplica el mismo algoritmo pero se muestra la imagen para que se pueda saber cómo se debe detener el cubo. Un caso siempre lleva al siguiente hasta llegar al resultado deseado.

    F. D. S. D, S, F,

  8. 8

    Hay que girar la cara superior para tener 2 piezas bien (que sus 2 colores coincidan con los centros adyacentes). Ahora tomamos el cubo de tal forma que una de las piezas que estén bien esté en la cara D y la otra en la trasera (marcada en el diagrama con un borde azul). De no poderse hay que hacer de cualquier forma el algoritmo y repetir este paso. El algoritmo es:

    D. S. D, S. D. 2S. D, S.

  9. 9

    Si hay una pieza esquina que esté en su lugar aunque no necesariamente bien orientada ¡genial! Toma el cubo de modo que esa pieza esté en la esquina formada por F, D y R. Si no, de cualquier forma hay que hacer el algoritmo hasta que se cumpla la condición y repetir el paso. Este algoritmo se debe de repetir hasta que todas las esquinas estén en su lugar (una vez más, no necesariamente con la orientación correcta, es decir, que los colores que tiene la pieza son los mismos que los de los centros que hay cerca de ella).

    S. D. S, I, S. D, S, I.

  10. 10

    El último paso hay que hacerlo con cuidado y aunque parezca que se está deshaciendo todo el progreso que llevamos hay que tomarlo con calma, al final todo se resuelve. Se pone una pieza mal girada en la esquina formada por F, D y R y se repite el algoritmo a continuación hasta que la pieza esté con la orientación correcta (SIEMPRE hay que terminar el algoritmo ya que si no se completa hay que volver a empezar el cubo). Después hay que girar únicamente la cara superior (S) hasta que haya otra esquina mal girada en la esquina formada por F, D y R y se repite el paso.

    D, B, D. B.

  11. 11

    Para terminar hay que girar la cara superior y listo. ¡Felicidades, ya ganaste! ¡Has vencido al Cubo Rubik!

Comentarios
blog comments powered by Disqus