» Cocina » Comidas y Bebidas » Cómo cocer percebes: Trucos para que salgan sabrosos

Cómo cocer percebes: Trucos para que salgan sabrosos

Galería
Cómo cocer percebes: Trucos para que salgan sabrosos

El percebe es un crustáceo que se pega a las rocas de nuestras costas, por lo general, en las más golpeadas por las olas.
Normalmente alcanzan su tamaño comercial (un mínimo de 5 centímetros) a los seis meses, y por su enorme capacidad reproductora, respetando esta veda, no suele haber problemas de escasez de esta joya marina.

Todos sabemos lo sabroso que es este marisco y la dificultad y peligrosidad que supone capturarlos. Esto explica los elevados precios que alcanza este crustáceo, aunque de vez en cuando, una ración supone un verdadero placer para nuestros paladares.

Por ello, es importante prepararlos de la forma correcta, aunque como veremos a continuación, el proceso es muy sencillo, y por lo general, sin excesiva sofisticación. Sólo se necesitaría cocer un poco de agua acompañada de sal marina.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Para cocinar los percebes, hay que poner agua abundante en un recipiente para cocción y añadir la sal. Una opción excelente es cocer este marisco directamente en agua de mar, aunque hay que asegurarse de esta está limpia y libre de toda contaminación.

    También, si se desea, se puede añadir una hoja de laurel, aunque no demasiada, para no tapar con ella el sabor de este jugoso marisco.

  2. 2

    Se deja hervir el agua, y una vez llegue a la ebullición, introducimos los percebes, sin que estén muy amontonados.
    Hay que tener en cuenta que si se echan demasiados, el agua se enfriaría demasiado y la cocción sería desigual. Unos 200 gramos por cada 2 litros de agua es la proporción ideal.

  3. 3

    Se dejan cocer los percebes unos instantes, pero hay que estar sumamente atentos, pues es imprescindible retirarlos justo en el momento en que vuelva la ebullición. Nunca se deben dejar cocer medio minuto más desde que el agua vuelva a romper a hervir, pues se cocerían demasiado.

  4. 4

    Una vez cocidos los percebes, se retiran escurriendo el agua sobrante por medio de un filtro o escurridor, y se colocan en un recipiente, preferiblemente hondo.

    Es muy recomendable servirlos calientes, recién salidos de la cocción, pues su sabor es mucho más intenso.
    Para evitar que se enfríen mientras no llegan los privilegiados comensales, lo ideal es tapar el recipiente con una servilleta o con un paño.

    Si se desea, se pueden acompañar los percebes de patatas cocidas o "cachelos" (en Galicia, se llama así a las patatas cocidas con su propia piel).

Comentarios
blog comments powered by Disqus