» Salud » Salud Familiar » Cómo curar una herida infectada: Guía de primeros auxilios

Cómo curar una herida infectada: Guía de primeros auxilios

Galería
Cómo curar una herida infectada: Guía de primeros auxilios

Las heridas superficiales no suelen presentar muchos problemas para poder curarlas, ya que al no estar expuesto demasiado tejido subcutáneo a gérmenes y bacterias, suelen curar fácilmente. Pero de todas formas hay que seguir una serie de indicaciones para que éstas cicatricen adecuadamente y no presenten complicaciones. En el caso de las heridas profundas, hay que prestar especial atención, sobretodo si está dando muestras de un principio de infección. Aquí te presentamos una serie de consejos de cómo curar una herida infectada que pueden resultar de gran utilidad y eficaces para prevenir problemas mayores.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Iodo, agua oxigenada o alcohol.
  • Apósitos y gasas.
  1. 1

    Identificar si existe infección. Las heridas suelen infectarse cuando acceden a ella bacterias y gérmenes y empiezan a crear deterioro en el tejido. Aunque son más propensas a infectarse las de mayor tamaño y más profundas, las superficiales también pueden llegar a infectarse. Los síntomas de que existe infección son los siguientes: dolor, sensación de pinchazos, inflamación y enrojecimiento de la zona de alrededor de la herida. En casos donde la infección es considerable, el organismo da la señal de alarma mediante la aparición de fiebre. También se produce secreción de fluido infeccioso ( pus ) y sensación de malestar general.

  2. 2

    Higiene. Es muy importante mantener la herida limpia tanto si hay infección como si no la hay. Para higienizar la herida, bastará con utilizar una gasa estéril ( el algodón deja fibras ) y un buen antiséptico, como puede ser el iodo, alcohol o agua oxigenada. Se recomienda el uso de iodo ( por ejemplo Betadine ), ya que es muy efectivo y su empleo crea menos molestias. Otras sustancias naturales que podemos emplear es el aloe vera o una solución creada a partir de Poleo. Realizar una limpieza diaria o más si es una zona que puede estar en contacto con muchas impurezas.

  3. 3

    Proteger la herida. Aunque es mejor mantener la herida al aire para que el tejido se pueda secar fácilmente o no se produzca humedad, si la herida puede estar a expuesta fácilmente a microorganismos dañinos, se recomienda proteger con apósitos especiales que se comercializan para estos casos y evitan que se pegue la gasa o venda sobre la herida.

  4. 4

    Antibióticos. Si el aspecto de la herida permanece o empeora, se recomienda acudir al médico o enfermero para que realice una buena higiene de la misma y una valoración. Si la valoración es negativa, seguramente recomiende el uso de algún antibiótico directo en forma de gel o crema u oral.

Consejos y Advertencias
  • Mantener la herida siempre limpia con agua y jabón.
  • Acudir al médico o ATS si el aspecto no mejora o empeora.
Comentarios
blog comments powered by Disqus