» Familia » Relaciones Personales » Cómo dar masajes: Técnicas relajantes para dar masajes

Cómo dar masajes: Técnicas relajantes para dar masajes

Galería
Cómo dar masajes: Técnicas relajantes para dar masajes

El tacto es uno de los cinco sentidos básicos, a través de su multitud de terminaciones nerviosas tenemos la capacidad de sentir el calor, la presión, la suavidad... Aprovechando las cualidades de nuestra piel y su capacidad sensitiva es realmente placentero el dar, y por supuesto, recibir un masaje relajante. Con las caricias y con un mínimo conocimiento de algunas técnicas, somos capaces de trasmitir serenidad y relax a la persona masajeada.
A continuación paso a explicar una serie de técnicas que se suelen utilizar para llevar a cabo este tipo de masajes, siendo conscientes de que se trata de un masaje relajante y no con fines terapéuticos.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Como primer paso se empezará con el contacto por medio de roces suaves que hagan entrar en calor la piel, utilizando la yema de los dedos, aumentando la presión para que con la fricción se caliente el area.

  2. 2

    Con estos roces se va aplicando el aceite, calentándolo previamente con las manos, para que al entrar en contacto con la piel no haya un cambio bruco de temperatura.

  3. 3

    Estos roces se van combinando con pinzamientos utilizando para ello la yema de los dedos y golpecitos suaves con el torso de la mano, para que la zona en cuestion vaya relajándose progresivamente.

  4. 4

    Posteriormente se pasa a realizar un amasamiento de la zona en la que se realiza el masaje, que generalmente suele ser la espalda. Hay varios tipos de amasamiento que se pueden utilizar.

  5. 5

    Por un lado tenemos uno que se hace únicamente con los dedos, con los cuales se hacen pequeños círculos que relajen la zona. Otro tipo de amasamiento se hace con los puños, dando golpecitos suaves con el puño cerrado o bien, presionando con los nudillos cerrados. Por último tenemos el amasamiento de pulgares, el cual se realiza presionando con estos dedos en zonas concretas y haciendo círculos de menor a mayor tamaño.

  6. 6

    Como siguiente paso, continuamos con la técnica de la percusión con el dorso de la mano, de forma suave y rítmica para relajar aun más la zona, continuando dicha percusión con la mano ahuecada.

  7. 7

    Para ir terminando el masaje seguimos con una serie de pases largos con los dedos para mejorar la circulación y descongestionar la zona.

  8. 8

    Si a todo esto le unimos un ambiente acogedor con velas, incienso y un aceite adecuado conseguimos que la sensación de relax se vea aumentada ampliamente.

  9. 9

    ¡Ya sólo nos queda empezar a relajarnos!

Comentarios
blog comments powered by Disqus