» Hogar » Decoración » Cómo decorar un salón de belleza: Guía de pasos y consejos

Cómo decorar un salón de belleza: Guía de pasos y consejos

Galería
Cómo decorar un salón de belleza: Guía de pasos y consejos

Un salón de belleza ofrece numerosas posibilidades de decoración. Es un lugar especial en el que tanto trabajadores como clientes pasan mucho tiempo con el único objetivo de ofrecer y regalarse bienestar. Decorar un espacio como un salón de belleza requiere unos pasos muy precisos y sencillos que pueden contribuir a su éxito más allá del presupuesto. A continuación te ofrecemos las reglas básicas para decorar tu salón de belleza en ocho pasos y varios consejos.

Instrucciones
  1. 1

    Planifica con cuidado y de forma detallada. Prepara una agenda y ten en cuenta las posibles variantes como una pared que necesite más manos de pintura de las que pensabas, o el clima húmedo que dificulta el secado, un electricista que aparece más tarde de lo previsto, las pequeñas complicaciones que pueden ocurrir.


  2. 2

    Dibuja un plano que cada persona implicada en la decoración pueda consultar en caso de duda, que sea accesible y fácil de entender para todos y que esté a simple vista. Prepara listas de lo que hay que hacer y tacha las tareas a medida que se vayan realizando para que todos los involucrados en tu proyecto sean más conscientes del tiempo empleado y de los objetivos a alcanzar.

  3. 3

    Calcula tus gastos y prepárate para para que tu presupuesto crezca en un 25% más de lo que habías contemplado.
    Recuerda que una vez que esté todo acabado, necesitarás un tiempo de gracia para contemplar las necesidades que vayan surgiendo y los ajustes que sean necesarios.

  4. 4

    Define tu salón:

    Hay salones de belleza que ofrecen algo específico, otros van más allá y dan servicio de balneario. Unos y otros tienen en común que ayudan a los clientes a sentirse mejor y redescubrirse. Puede ser una habitación en un apartamento o un salón completo, tus objetivos y el espacio se perfilan ahora. Desde la puerta hasta los lavabos, todo hará parte de la experiencia que brindas.

  5. 5

    Define tu estilo:

    Es muy diferente decorar una casa que el lugar de tu negocio. Reflexiona sobre la impresión que quieres causar, el mensaje que estás enviando con el aspecto de tu salón de belleza. Urbano, vanguardista, barroco, bohemio, alternativo, cálido, estrictamente profesional, juvenil, osado, tranquilo... hay tantos estilos como desees. Ten también ten cuenta la zona en la que te encuentras, cómo puedes diferenciarte de tu competencia, cómo puedes llamar la atención. No temas ser personal, tu negocio también habla de ti. Tu estilo lo determinará todos y cada uno de los pasos siguientes.

  6. 6

    Planifica tu espacio:

    Elige entre paredes con espejos y sillas enfrentadas o sillas que se dan la espalda con espejos ubicados en diferente ángulo para dar sensación de privacidad. Puedes exponer todos tus productos en una vitrina central o en vitrinas en cada espacio destinado al cliente para que sepa qué se le está aplicando y pueda elegir, además de tentarlo con más opciones. Piensa en cómo separas el espacio de cada cliente cuando está siendo atendido.

  7. 7

    Elige las sensaciones:

    Cada espacio puede proporcionar sensaciones bien diferenciadas como parte de la experiencia de tu salón de belleza. Todo depende de lo que quieras crear en tu ambiente para los clientes. La estimulación se consigue con aromas, sonidos, luces y los objetos que nos rodean.

  8. 8

    Elige tus colores:

    Elige un color que te guste sin temor a salirte de la norma. El segundo color para combinar ha de ser un color neutral. El tercer color será uno que contraste y lo utilizarás para iluminar y crear puntos de color. En caso de dudas, antes se puede probar combinando tejidos para observar el resultado final.

  9. 9

    Elige tus muebles:

    Es mejor que los muebles que requieran más espacio sean neutrales para que puedan ser un buen soporte para todos los elementos que estarán en ellos. Además si se estropean serán más fáciles de arreglar que algo muy específico. Haz tu lista según sus usos: para esperar, para recibir el tratamiento de belleza, para exponer los productos que utilizas y los que vendes. Los muebles de salón de belleza deben ser cómodos en función del servicio que se quiere ofrecer. Si se trata de un masaje en la cabeza, uñas, corte o peinado o un tratamiento facial, la cama se apoya y las sillas deben ser cómodas y el cliente tiene que sentirse a gusto. La textura y la funcionalidad son fundamentales también para mantener su limpieza de forma fácil.

  10. 10

    Elige la luz:

    Antes de elegir todas las luces, prueba con cuatro de diferente tono e intensidad para crear diferentes efectos. No utilices lámparas demasiado potentes, coloca varias bien ubicadas para que cada una cubra una zona pequeña y así puedes superponer y graduar la luminosidad.

    Las luces separadas provocan sombras que no favorecen el aspecto de nadie. Combina lámparas de pie con otras de techo, apliques y lámparas de mesa sin olvidar la luz natural. Mientras atiendes a una persona puedes necesitar mucha luz, pero si esa persona necesita esperar, es mejor una luz cálida, suave y calmada. Si colocas lámparas de 60 vatios a la altura de los ojos, el color de la piel resplandece mientras desaparecen las sombras de los ojos y el cuello.

    Si se mezcla una luz muy blanca y fría colocándola sobre otra más cálida, el efecto es mucho más natural y se reducen, una vez más, las sombras. Cada ambiente, cada espacio para un uso en concreto exige una luz diferente. No hay una única fuente de luz que sea la mejor. Mezcla vatios, potencias, tonos, puntos de luz para crear el mejor ambiente.

Consejos y Advertencias
  • Prepárate porque serás el director artístico de tu espacio. Busca diferentes opciones en internet, en los blogs de decoración y en revistas especializadas. Copia los buenos modelos, reinventa y adapta lo que encuentres a tus necesidades específicas. Divide el proyecto por zonas y sé realista. Es mejor ir acabando por partes que enferntarse al caos completo.
  • No cuelgues espejos o cuadros demasiado alto, su centro debe estar a altura del ojo humano.
  • No cuelgues cuadros o fotos con diferentes estilos de peinado, cambian muy amenudo y se volverán piezas de museo antes de que puedas cambiarlos.
  • No ignores las ventanas, trátalas como objetos de arte o cuadros, enmárcalas.
  • No llenes un espacio, estéticamente cualquier cosa queda mucho mejor si está organizado en grupos de 3, 5 o un máximo de 7 elementos.
  • No utilices plantas y flores de plástico, sólo acumulan polvo y las plantas naturales dan vida a un espacio.
  • No lo combines todo, cada espacio y cada momento tiene su color y de la mezcla coherente nace la armonía.
  • No empujes los muebles, no todo ha de ir contra la pared, distribuye muebles y objetos por el espacio.
  • No utilices más de un color fuera de la escala cromática básica que hayas elegido, la hegemonía otorga sensación de limpieza y orden.
Comentarios
blog comments powered by Disqus