» Aficiones » Cultura y Sociedad » Cómo encuadernar hojas: Manual práctico y útil por pasos

Cómo encuadernar hojas: Manual práctico y útil por pasos

Galería
Cómo encuadernar hojas: Manual práctico y útil por pasos

Son muchos los lugares donde nos pueden encuadernar un libro o unas hojas sueltas pero es una actividad que podemos realizar en casa si disponemos de los materiales adecuados. Si somos nosotros el que encuadernamos las hojas nos saldrá mucho más económico que si acudimos a una papelería o a un sitio especializado en encuadernación.

Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Tela negra
  • Telas de tamaño folio con dibujos
  • Hilo grueso
  • Gasas
  • Dos cartulinas gruesas
  • Pincel
  • Cola blanca o pegamento extrafuerte
  • Tornillos
  • Dos trozos de madera
  • Cartulinas de dos veces el tamaño de un folio
  1. 1

    Tenemos que preparar las hojas que queremos encuadernar. Para ello, colocamos las hojas perfectamente alineadas y en el orden correcto en el que las queremos encuadernar. Cuando las tengamos correctamente, introducimos por el lado donde vamos a juntar las hojas (el izquierdo) entre dos trozos rectangulares de madera de manera que las hojas sobresalgan un poco de la madera y los apretaremos con unos tornillos para que no se muevan.

  2. 2

    Hacemos unos cortes en los folios que estén unos de otros en la misma distancia más o menos nueve cortes. En ellos introducimos un trozo de hilo gordo impregnado de pegamento para que no se muevan. Cuando los tengamos todos, ponemos un trozo de gasa a lo largo del lateral y lo pegamos con mucha cola por el lado de las hojas.

  3. 3

    Cuando este totalmente seco, sacamos las hojas del molde sujetándolas de forma compacta y dejamos la gasa sobrante sin pegar para que cuando vayamos a poner otras hojas, podamos insertarlas.

  4. 4

    Ahora que ya tenemos las hojas compactas, tenemos que poner las cartulinas que serán la portada y la contraportada. Para ello cogemos las dos cartulinas gruesas del mismo tamaño que nuestros folios y otro trozo de una cartulina más fina de un tamaño un poco mayor del grosor de los folios. Tenemos que colocar ambas cartulinas alineadas y pegar el trocito de cartulina entre ambas dejando justo el tamaño del grosor en separación de ambas.

  5. 5

    Cuando tengamos las portadas secas y firmemente pegadas, las forraremos con la tela que deseemos. Pueden ser con distintos dibujos, formas o colores, los que más nos gusten. Para que nos quede mejor y no se desmonte, pegamos una tira negra en el centro de las dos cartulinas por el lado donde se va a ver el libro y en cada esquina un tozo de esta tira haciendo la forma de la esquina.

  6. 6

    Ahora es el momento de introducir una cartulina fina del color que más nos guste como primera hoja de nuestro trabajo. Para esto, la hoja debe ser dos veces el tamaño de una hoja y la ponemos doblada en la primera hoja y pegamos la gasa que nos sobro del tercer paso para que queden totalmente compacto. Haremos lo mismo con la última hoja y ya tendremos el libro perfecto para colocar la portada y la contraportada.

  7. 7

    Para la colocación de las cartulinas de portada, pegamos uno de los dobleces de la cartulina que hemos puesto en el paso anterior en la cartulina gruesa que va a ser nuestra portada y lo mismo con la parte trasera. Ya tendremos nuestro libro totalmente encuadernado.

Comentarios
blog comments powered by Disqus