» Hogar » Jardín y Plantas » Cómo fertilizar la tierra: Trucos de jardín

Cómo fertilizar la tierra: Trucos de jardín

Galería
Cómo fertilizar la tierra: Trucos de jardín

Las plantas absorben de la tierra nutrientes que necesitan para desarrollarse. Estos elementos son el nitrógeno, el fósforo y el potasio. La cantidad de cada uno de ellos que deba contener el fertilizante, depende de la planta que se deba fertilizar. Estos cumplen funciones diferentes ayudándola a crecer sana y equilibradamente. La clasificación más importante los divide en orgánicos e inorgánicos.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Cada uno cumple una función distinta:
    • Nitrógeno: Ayuda a la planta a formar su follaje y tallos. Se utiliza en las verduras de hojas verdes.
    • Fósforo: Mejora las raíces, los frutos y las semillas. Su falta hace que surja en la planta un color amarillento y se retrase su maduración.
    • Potasio: Ayuda a su salud en general. Si la tierra no contiene potasio, los tallos son débiles.


  2. 2

    Orgánicos e Inorgánicos:
    Primero se debe realizar un análisis de las necesidades del suelo y la planta para elegir uno de ellos, ya que sus características y resultados son muy diversos.
    • Orgánicos: Los fertilizantes orgánicos actúan con lentitud y son inofensivos para las raíces. Se utilizan luego de que la tierra ha logrado cierto equilibrio, sólo para mantenerla. El estiércol, la turba o la harina de huesos, se transforman en humus. Este a su vez favorece la vida microbiana y vuelve el suelo más esponjoso, mejorando su oxigenación.

    • Inorgánicos: En cambio los inorgánicos, también llamados químicos, liberan sus elementos rápidamente pero en cantidades exactas. Se utilizan cuando la tierra necesita una solución urgente. Sólo contienen nutrientes pero no sirven para mejorar el suelo.

  3. 3

    Fertilizando macetas y jardines:
    En nuestro hogar, con elementos que van a parar a la basura, podemos fertilizar las macetas.
    • Para las rosas, los saquitos de té son un exquisito manjar.
    • El agua con que se hirvió huevos o verduras, sólo hay que recordar no condimentar con sal.
    • Los clavos oxidados, se entierran en la tierra cercana a la planta para que absorba el hierro.
    • Las cáscaras de huevo, bien triturados.
    • Para proteger las raíces y al mismo tiempo abonarlas, juntar hojas secas y colocarlas alrededor de la planta.
    • También se puede realizar un compost casero, juntando todos los residuos en un lugar húmedo y aislado del sol. Otros materiales que se pueden utilizar son: hojas secas, cualquier vegetal, paja e incluso papel. Ir alternando una capa de materiales húmedos y otra de elementos secos, es decir, alternativamente.

Comentarios
blog comments powered by Disqus