» Aficiones » Aficiones » Cómo formar colores | Pintura y Manualidades en Pasos sencillos

Cómo formar colores | Pintura y Manualidades en Pasos sencillos

Galería
Cómo formar colores | Pintura y Manualidades en Pasos sencillos

Saber utilizar apropiadamente los colores y los matices en cualquier trabajo manual es uno de los aspectos más importantes para conseguir el éxito en la labor. Para formar colores adecuadamente se deben seguir algunos sencillos consejos que se listan a continuación.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Pinceles
  • Pintura blanca
  • Pintura negra
  • Paleta u otro soporte afín
  • Recipiente con agua
  • Pintura azul
  • Pintura roja
  • Pintura amarilla
  • Trapo
  1. 1

    El primer paso consiste en determinar la paleta de colores que se necesita para la obra o manualidad que se está gestando. Esto implica considerar los diversos colores que son necesarios para completar cada parte del trabajo y los matices que se han de utilizar.

  2. 2

    Determinado lo anterior, se debe utilizar un soporte físico para la creación de los colores, una paleta u otro elemento afín que permita distribuir ordenadamente los tonos y evitar que se mezclen. Una cubetera es, posiblemente, una de las mejores soluciones caseras para este paso.

  3. 3

    Antes de empezar a formar los colores es importante tener en cuenta que la limpieza del pincel es un factor clave para evitar que los colores se ensucien o mezclen. Para mantener el pincel limpio se debe utilizar un recipiente con agua, que ha de renovarse periódicamente, y un trapo en desuso.

  4. 4

    Ahora es posible comenzar a formar los colores. Para ello se debe tener en cuenta que a partir del rojo, el amarillo y el azul es posible generar todos los demás colores existentes. Es por ello que se los denomina "colores primarios".

    Así, mezclando rojo con azul se obtendrá violeta o púrpura; mezclando amarillo con azul se obtendrá verde; y mezclando amarillo con rojo se obtendrá naranja.

    A la hora de generar los colores, se debe considerar que las proporciones de cada mezcla determinarán que se forme un color u otro. Por ejemplo, si se añade más rojo que azul, se obtendrá un violeta más vivo, claro y rojizo; si se añade más amarillo que azul, se obtendrá un verde más claro o verde limón.

    Las posibilidades son infinitas y los distintos tonos a utilizar se irán descubriendo y obteniendo con la práctica y la experiencia.

  5. 5

    Luego de que se han obtenido todos los colores necesarios para el trabajo que se está creando, se pueden comenzar a elaborar los matices. Se llaman matices a los tonos más claros o más oscuros de un mismo color.

    Por ejemplo, si se trabaja en un paisaje al aire libre donde predomina el color verde, es posible que no sólo sean necesarios diversos tipos de verde, obtenido con mezclas diferentes entre el azul y el amarillo, sino que también hagan falta múltiples matices de cada uno de esos tonos verdes. Se debe, entonces, fraccionar el verde original en tantas partes como matices sean necesarios, y proceder a incorporar pigmento blanco o negro, para aclarar y oscurecer el color.

    Este trabajo se debe ir realizando de forma minuciosa y con muchísimo cuidado, incorporando sólo una pequeña pizca del pigmento blanco o negro, mezclando bien y evaluando el resultado para sólo entonces incorporar más negro o blanco. La clave de los matices es la gradualidad.

    En el caso del tono negro, lo anterior es particularmente importante porque al mezclarse con el tono original provoca cambios de matiz muy grandes con sólo una pizca de pigmento.

    Siguiendo estos consejos, se podrá obtener una paleta que cumpla todos los requisitos en cuanto a color y matiz para efectuar un trabajo pictórico prolijo y con las tonalidades bien utilizadas.

Comentarios
blog comments powered by Disqus