» Aficiones » Aficiones » Cómo gritar: Guía paso a paso para lograrlo sin dañarte

Cómo gritar: Guía paso a paso para lograrlo sin dañarte

Galería
Cómo gritar: Guía paso a paso para lograrlo sin dañarte

¿Quién, al fin de un día de trabajo estresante, no ha querido dirigirse a la ventana y soltar un buen grito?
En términos evolutivos el grito surgió como herramienta de supervivencia: de forma no deliberada (reactiva) al expresar el dolor,a sí como en las expresiones del miedo o pánico. En seguida, ya de forma deliberada y como forma de comunicación, pasó a ser una herramienta para demostrar poder (como por ejemplo asustar posibles competidores por comida, fuesen animales o gente de otra tribu) o para expresar al otro la insatisfacción y la rabia. Por fin, y avanzada nuestra evolución, hoy se encuentra presente en los deportes, en la música y también, como no, para librarse del estrés. Por ejemplo, si miras a un bebé que siente muchas molestias, le vas a ver gritando con todo su cuerpo, una forma muy saludable de poner hacia fuera emociones negativas - ¡y sentirse liberado al fin!
Sin embargo, gritar por gritar sin ciertos cuidados tiene sus consecuencias, tanto en la salud de las cuerdas vocales, como en la forma como te mira la gente. Así que es esencial prepararte antes para, así, ¡poder volver a hacerlo siempre que lo necesites!

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Un sitio adecuado para tus necesitas, una pared, silla o barra fija en la que te puedas apoyar, una almohada (opcional) para cubrir el ruido.
  1. 1

    Elija el local. Esto es muy importante, porque de ello dependerá de que te sientas confortable para hacerlo sin miedo o vergüenza.
    Si quieres gritar sin ningún tipo de restricción, lo mejor es buscarse un sitio alejado. Puede ser en la naturaleza, en un parque, en una montaña, en la playa... Si estás en la ciudad, puedes buscar subir en la terraza de un edificio, siempre cuidando de tu seguridad.
    O puedes hacerlo en tu habitación, a puertas cerradas.

  2. 2

    ¿Acompañado? Si hay gente o no, tu decides. Lo importante es que lo hagas donde y con quién te sientas cómodo.

  3. 3

    Hazlo de pié, para involucrar todo el cuerpo en el acto de gritar. Siente tus pies bien plantados en el suelo y doble un poco las rodillas para tener flexibilidad en las piernas. Puedes usar una silla o tener algo delante donde te puedas apoyar. Si lo haces en tu habitación o despacho, para no preocupar tu familia o vecinos, se recomienda el uso de una almohada. Tenla cerca de la mano.

  4. 4

    Es importante tener las cuerdas vocales y la garganta relajadas antes de empezar, porque con tenerlas hipertensionadas puedes dañártelas. Así que cierra los ojos, y respira profundamente. Imagina que tu garganta se disuelve, que toda la tensión en el cuello, hombros, pecho y estómago se disuelven.

  5. 5

    Mientras respiras, imagínate un bebé que siente mucho dolor (si vas a usar la almohada recógela). Entonces haces una inspiración profunda, llenando todo el pulmón, y en seguida grita, cuidando para no contraer la garganta (y poniendo la almohada delante de la boca si es el caso). Grita usando el pecho y el diafragma. Intenta usar todo el aire que te queda.

  6. 6

    Si sientes la necesidad de dar otro grito, primero respire, hasta que te sientas listo, y vuelva a empezar, con una inspiración profunda antes de todo. Observe tus pies y piernas y los mantenga bien plantados en el suelo: esto te dará seguridad y te hará sentir que mantienes tu sanidad mental mientras gritas.

  7. 7

    Cuando hayas acabado, siéntate de forma cómoda. Puede ser en una silla, en un sofá, o en posición iogui. Observa tu respiración sin alterarla. Relaja la garganta, los hombros, el cuello y el pecho. Quédate ahí el tiempo que necesites.

Consejos y Advertencias
  • Caso sientas alguna molestia después de gritar, cuide de hidratar las cuerdas vocales tomando agua con frecuencia o utilizando un vaporizador. No hace falta hacer gárgaras y evite los descongestionantes, que al revés de cuidar pueden resecar o irritar las cuerdas vocales. Evite el alcohol, el café y el tabaco.
  • Siempre puedes tomar medidas de prevención, antes de gritar, como: beber mucho liquido a lo largo del día, hasta una hora antes; comer una cucharada de miel por la mañana; cepillar los dientes y limpiar la lengua; usar un humidificador en la habitación.
  • Si te pones ronco o con molestias es normal y lo puedes cuidar tu mismo, hidratándote y evitando hablar demasiado. Pero busque tu médico si: en seguida del grito tienes dificultad para respirar o deglutir, o si tienes una ronquera que dura más de 2 semanas.
  • No lo hagas si sufres de: bronquitis, faringitis, alergias respiratorias, o si consumes alcohol o tabaco con mucha frecuencia.
  • Si sientes el cuello rígido, puedes aplicarle un masaje con aceite de arnica. Pero si ves que está demasiado rígido, mejor tenerlo relajado antes de poder gritar (con estiramientos, masajes, etc.) pues es la hipertonía laríngea la que hace con que te dañes al gritar.
Comentarios
blog comments powered by Disqus