» Cocina » Comidas y Bebidas » Cómo hacer conservas caseras: Aprende con esta guía fácil

Cómo hacer conservas caseras: Aprende con esta guía fácil

Galería
Cómo hacer conservas caseras: Aprende con esta guía fácil

Existen numerosos productos que, únicamente, están activos o son productivos en pequeñas temporadas como pimientos, tomates, champiñones y demás productos. Durante la temporada de consumo de cada uno de ellos, estos productos adquieren un sabor y un aroma perfectos pero, cuando finaliza la temporada, las producciones dejan paso a los frutos hortofrutícolas que, además de no poseer el mismo aroma, carecen de su sabor principal y, generalmente, resultan insípidos.

Para conservar los alimentos y frutos como el primer día, aun sin ser su temporada, es posible realizar una conservación hermética de cada uno de ellos.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Tarros o botes vacíos
  • Fruto a conservar
  • Recipiente o cubo metálico
  • Alcohol etílico
  • Agua
  1. 1

    Esteriliza cada uno de los recipientes. Los productos o frutos van a pasar largos periodos de tiempo dentro del recipiente por lo que es necesario esterilizar y limpiar de bacterias y gérmenes cada uno de ellos. Limpia con un poco de alcohol etílico los tarros.

  2. 2

    Enjuaga los botes con agua caliente. Debes dejar dentro del agua cada uno de los botes, al menos un minuto, para que no quede ningún resto de alcohol dentro del recipiente.

  3. 3

    Selecciona los productos que deseas conservar. Es importante elegir los productos en buen estado y desechar todos aquellos que tengan golpes, quemazones y ortos defectos que, con el tiempo, puedan dañar la conserva.

  4. 4

    Incorpora los productos dentro de los botes, una vez secos, y ciérralos. Si el producto es de gran tamaño y no entra de forma íntegra dentro del recipiente, puedes cortarlo en pequeños trozos con la ayuda de un cuchillo.

  5. 5

    Cierra herméticamente los botes. Es necesario que no entre aire, dentro del recipiente, para que el producto pueda conservarse durante largos periodos de tiempo. Lo más recomendable es cerrar, con toda la fuerza posible, el bote y, después de un minuto, volver a cerrar de nuevo.

  6. 6

    Calienta agua en un gran recipiente como una olla grande o un cubo metálico. Debes agregar gran cantidad de agua ya que, cuando realices la conservación, el agua debe cubrir los botes al completo.

  7. 7

    Incorpora los botes, cuando el agua esté hirviendo, dentro del recipiente. Debes dejar que el producto cueza durante ocho o diez minutos. Debes asegurar que no queden restos de aire dentro del recipiente que puedan, con el tiempo, dañar la conservación del fruto.

  8. 8

    En otro recipiente de gran tamaño debes agregar la misma cantidad de agua que en el recipiente anterior, pero sin calentar. El agua debe estar fría, no helada.

  9. 9

    Traslada rápidamente cada uno de los tarros de un recipiente de agua caliente a otro con agua fría. El proceso de cambio brusco y seco de temperatura produce que la conserva quede totalmente sellada dentro del recipiente y se conserve, como el primer día, a pesar de largos periodos de tiempo.

  10. 10

    Deja los tarros durante un minuto dentro del agua fría y colócalos para que se sequen. Debes colocarlos sobre una toalla o sábana, en un lugar oscuro, para que se sequen. Durante la conservación el tarro no debe permanecer bajo la luz solar ya que provocaría un daño irreversible en la conserva.

  11. 11

    Una vez secos debes llevarlos a un lugar oscuro y fresco. Debes mantenerlos allí hasta el momento de su consumo.

Consejos y Advertencias
  • En caso de pimientos es posible realizar la conserva en seco, asando previamente el pimiento y dejándolo secar hasta que se deshidrate completamente. Si la conserva se trata de tomates, es posible realizar la conservación del producto entero o frito.
Comentarios
blog comments powered by Disqus