» Hogar » Reparaciones » Cómo hacer un filtro casero: Aprende paso a paso

Cómo hacer un filtro casero: Aprende paso a paso

Galería
Cómo hacer un filtro casero: Aprende paso a paso

Los filtros de agua son una necesidad en estos días ya que el agua potable que llega a través de las canillas no se garantiza que sea segura para el consumo. La contaminación y el almacenamiento inadecuado son los principales motivos para la fabricación de filtros de agua, tan comunes en los hogares. Están diseñados para eliminar todas las partículas no deseadas del agua, por lo que es segura para beber. Por actualmente el abastecimiento de agua potable ser muy amplio en todas las principales regiones habitadas. Los filtros de agua también son bastantes accesibles y eficientes, lo que torna el consumo de agua seguro para la mayoría de las personas. Igualmente, siempre existen situaciones en que usted no puede tener acceso a un filtro de agua, lo que torna el consumo de agua un verdadero desafío. Para ello existen los filtros caseros los que proporcionan agua filtrada y segura para su consumo sin problema. Aprenda todo sobre cómo hacer un filtro casero a continuación con pasos fáciles.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Tela fina
  • Gravilla (piedras pequeñas)
  • Carbón activado
  • Paño limpio
  • 3 baldes
  1. 1

    Inicialmente utilice un balde para colectar agua y en seguida, use un paño limpio abierto sobre otro balde para colar el agua.

  2. 2

    Remueva cualquier sedimento que se encuentre flotando en el balde y deje reposar por cerca de una hora.

  3. 3

    En cuanto deja reposar, limpie el otro balde.

  4. 4

    Despeje en el primer balde el agua que estaba descansando en el otro, tomando cuidado para no mover la capa de sedimentos que se encuentran acumulados en el fondo.

  5. 5

    Haga pequeños agujeros en el inferior de un tercer balde y llene con una capa de más o menos tres centímetros de gravilla, una capa de tela fina, alrededor de tres centímetros de carbón activado y arriba de estos, una capa de más o menos seis centímetros de arena fina.

  6. 6

    En la arena, debe colocar otra capa de gravilla alrededor de un centímetro para la arena no mezclarse.

  7. 7

    Coloque este balde sobre otro, el cual debe estar limpio para recoger el agua.

  8. 8

    Verter el agua sobre el balde preparado, permitiendo que se drene por sus capas.

  9. 9

    El agua limpia fluirá a través de los agujeros abiertos en el fondo de la otra cubeta y caerá en el otro.

  10. 10

    Por último, vierta el agua limpia en una olla grande y llevar a ebullición. Después de hervir, deje que se enfríe para tener agua segura para el consumo.

Comentarios
blog comments powered by Disqus