» Cocina » Cómo hacer un revuelto de huevo y tomate

Cómo hacer un revuelto de huevo y tomate

Galería
Cómo hacer un revuelto de huevo y tomate

¿Quieres aprender a hacer un plato rápido y sencillo con pocos ingredientes? Hoy quiero enseñarte a cocinar un rico revuelto de huevos y tomate. Un plato sencillísimo y fácil de preparar que puedes cocinar en apenas un par de minutos. ¡Y usarlo como entrante en cualquier dieta!

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Aceite de oliva
  • Huevos
  • Tomates
  1. 1

    Pon un poco de aceite de oliva en una sartén y deja que se caliente poco a poco. Usa aceite de oliva ya que aporta más sabor y es más saludable. Si haces la receta con aceite de girasol el sabor será más suave.

  2. 2

    Corta los tomates en dados quitándole la zona superior e inferior. Esas zonas son muy duras y por tanto más difíciles de cocinar. No te compliques y retíralas.

  3. 3

    Pon los tomates a freír en el aceite caliente y tapa la sartén. Los tomates, cuando se deshacen, saltan mucho y si no tapas la sartén ensuciarás toda la cocina.

  4. 4

    Deja que el tomate se deshaga a fuego medio removiendo de vez en cuando para no dejar que se pegue al fondo. Si el tomate se pega tu plato tendrá un sabor amargo.

  5. 5

    Rompe un par de huevos en un plato y ponlos en la sartén. Nada más pongas los huevos en la sartén comienza a remover para que no cuajen.

  6. 6

    Remueve constantemente hasta que los huevos se conviertan en tiras finas. Deja que se cocinen al completo y después retira el plato de la sartén.

  7. 7

    Vierte la mezcla en un plato de presentación e incorpora algo de perejil y de orégano. Ya puedes servir tu revuelto de tomate y huevo.

Consejos y Advertencias
  • Sirve unas lonchas de pan tostado junto con tu plato. Los comensales quedarán encantados ya que podrán mojar el pan o colocar un poco de revuelto sobre las lonchas. También puedes presentarlo ya puesto encima del pan.
  • Dale un toque único agregándole un combinado de especias. Puedes ponerle romero, tomillo, orégano o cualquier otra especia que se te ocurra. Hazlo al finalizar la receta y después remuévelo. Así mezclarás los sabores pero sin dañar demasiado la presentación.
  • Si quieres que esta receta sea todavía más sana y saludable no le pongas mucho aceite. También puedes quitarle las yemas a los huevos y cocinar únicamente las claras. Las claras son muy saludables ya que aportan muchas proteínas y pocas grasas y calorías. Aun así es recomendable consumir alguna yema de huevo de vez en cuando. ¡En ella encontrarás casi todo el sabor!
Comentarios
blog comments powered by Disqus