» Cocina » Recetas » Cómo hervir remolacha: Tiempos de cocción y trucos de la nona

Cómo hervir remolacha: Tiempos de cocción y trucos de la nona

Galería
Cómo hervir remolacha: Tiempos de cocción y trucos de la nona

La remolacha es una planta de consumo directo cultivada en clima templado. De un verde intenso en sus primeros brotes hasta un morado exultante en su madurez, esta hortaliza utilizada también para lograr azucares y colorantes, ha demostrado con creses sus beneficios en la salud. Estos van desde la reducción de la hipertensión arterial hasta la prevención de enfermedades cardíacas, pasando por su rico contenido en hierro y en fibras.
Su preparación varia al igual que sus aplicaciones, si bien pueden ingerirse crudas lo más común es cocinarlas y combinarlas con otros vegetales. No obstante, aun hervidas, siguen conservando todos los beneficios antes descritos.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Cuchillo, para el corte de los vegetales
  • Cocina o calentador.
  • Remolachas.
  • Agua.
  • Recipiente para la cocción.
  1. 1

    Para comenzara a hervir remolacha, es necesario un intenso lavado de la planta. Limpie las hojas, tallos, brotes y frutos de la misma hasta que crea conveniente.

  2. 2

    Corte las remolachas de lado a lado, conservar las hojas junto con el tallo previamente blanqueado.

  3. 3

    Coloque en una olla o recipiente abundante agua para cubrir las remolachas.

  4. 4

    Añada los vegetales en el agua y encienda el fuego. Previamente sale a gusto el agua, es recomendable hacerlo antes de colocar las remolachas.

  5. 5

    Cocine las remolachas, hasta lograr que las mismas estén tiernas. El secreto, para obtener el tiempo de cocción optimo, esta en insertar suavemente un tenedor en ellas, si no hubo resistencia están listas.

Consejos y Advertencias
  • Utilizar un buen aderezo, como puede ser el limón o el aceite de oliva, a la hora de la degustación.
  • Lave la remolacha cuidadosamente, sin romper la cáscara, para evitar que nutrientes recomendados se escapen.
  • Si se ha optado por no cocinar las remolachas y consumirlas crudas, es aconsejable rayarlas para así evitar su dureza.
  • Los raíces o tallos pueden ser conservadas en vinagre, para su posterior utilización.
  • Elija las hortalizas más frescas y rojas, a la hora de comprarlas o cosecharlas.
  • Asar las remolachas contribuye a concentrar el azúcar en vez de transformarlas en líquidos cuando se cocinan.
  • Comer remolachas frescas y de carne tierna, debido a que al envejecer, estas se endurecen y se vuelven indigestas.
  • El consumo de este vegetal puede llegar a teñir la orina o los excrementos, a raíz de pigmentación característica.
  • Hervir las remolachas no significa que puedan conservarse por largos periodos de tiempos. Deben consumirse en un plazo de 1 a 3 días.
  • No apta para mujeres con toxemia del embarazo.
  • No se recomienda su ingesta en personas que sufren de estómago débil o posean acidez estomacal, gases o piedras en el riñón, debido su elevado nivel de oxalatos.
Comentarios
blog comments powered by Disqus