» Hogar » Mascotas y Animales » Cómo inyectar a un perro: Guía segura y fácil

Cómo inyectar a un perro: Guía segura y fácil

Galería
Cómo inyectar a un perro: Guía segura y fácil

Cuando el veterinario indica un tratamiento inyectable a nuestro perro, enseguida pensamos en cuántas veces por día tendremos que ir a la veterinaria para que el profesional le aplique la inyección sin saber que es un procedimiento muy fácil de realizar y muy importante de aprender ya que en un caso de urgencia, un medicamento inyectable actúa más rápido que los que se suministran por vía oral, y además asegura que el animal reciba la dosis completa que en muchos casos no sucede cuando el perro vomita o escupe el medicamento oral.

Existen distintas maneras de inyectar un medicamento en un perro que incluyen la vía endovenosa (en la vena), vía intramuscular (en el músculo), intraperitoneal (en el abdómen), interósea (en el hueso) y vía subcutánea (en la piel). Muchas de estas opciones pueden ser realizadas únicamente por un profesional, pero la inyección subcutánea es la más sencilla de aplicar y está al alcance de cualquier persona. A continuación, el paso a paso para realizar este sencillo procedimiento en nuestro perro.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Alcohol
  • Aguja
  • Algodón
  • Medicamento
  • Jeringa
  1. 1

    Prepara el medicamento en la jeringa y déjala a un lado. Desinfecta la zona de la aplicación con un algodón empapado con alcohol.

  2. 2

    Pellizca la piel del perro levantándola hacia arriba y coloca la jeringa en forma paralela al cuerpo del animal con el bisel de la aguja hacia arriba. Introduce la aguja en la piel de tal manera que si mueves la piel también se moverá la jeringa. Esto te asegurará que está bien colocada.

    El lugar ideal para aplicar este tipo de inyecciones es la zona que abarca desde los omóplatos hasta las últimas costillas, lo que comúmmente conocemos como el lomo.


  3. 3

    Presiona lentamente el émbolo de la jeringa para introducir el medicamento. Luego retira la aguja. Es importante insertar la aguja en la piel en forma horizontal para que sea una inyección subcutánea y no intramuscular. Si la aguja penetra verticalmente, el medicamento probablemente será inyectado en un músculo, lo cual no es la mejor opción.

  4. 4

    Vuelve a desinfectar la zona con el algodón con alcohol y luego masajea suavemente el área para esparcir el medicamento.

Consejos y Advertencias
  • Si es necesario, colócale un bozal al perro durante el procedimiento.
  • Si el perro es muy arisco, es conveniente sujetarlo con una correa y pedir la ayuda de otra persona para inmovilizarlo.
  • Consulta con el veterinario si el medicamento es apto para administrarlo en forma inyectable.
Comentarios
blog comments powered by Disqus