» Salud » Salud Personal » Cómo inyectar: Pasos para una inyección correcta e indolora

Cómo inyectar: Pasos para una inyección correcta e indolora

Galería
Cómo inyectar: Pasos para una inyección correcta e indolora

Aunque lo ideal cuando alguien de nuestro entorno cercano necesita ponerse una inyección es llamar a un profesional de la salud, hay ocasiones en las que no tenemos más remedio que hacerlo nosotros mismos. Puede ser porque tenga problemas de movilidad que le impidan desplazarse a un centro médico o simplemente por comodidad, el caso es que tener alrededor a alguien que sepa cómo inyectar puede ser eminentemente práctico para personas que necesiten ponerse inyecciones de forma frecuente. Pero para hacerlo de forma correcta e indolora es importante conocer unos sencillos pasos que harán que el paciente reciba su tratamiento de la mejor forma posible.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Desinfecte la zona de aplicación. Es importante que antes de pararnos a pensar cómo inyectar pasemos un algodón con un poco de agua oxigenada de forma que el punto exacto en el que vayamos a poner la inyección esté totalmente limpio y libre de bacterias.

  2. 2

    Pellizque con dos dedos para levantar la zona de la piel elegida. Con este sencillo gesto se consigue que el líquido que vayamos a inyectar no se introduzca a una profundidad mayor de la necesaria. Este paso puede no ser imprescindible en inyecciones intramusculares, aunque ante la duda es recomendable.

  3. 3

    Introduzca la aguja en un ángulo de 45 grados y suelte el pellizco. Este es el paso más clave para saber cómo inyectar, por lo que es imprescindible tener el máximo cuidado. Un ángulo mayor o menor puede provocar que la inyección resulte dolorosa para el paciente o que el líquido inyectado no se introduzca de forma adecuada en su cuerpo.

  4. 4

    Aspire sin mover la aguja y compruebe que no salga sangre. Si vemos que al aspirar entra sangre del paciente en la jeringuilla es que no hemos aprendido bien cómo inyectar y hemos colocado mal la aguja, por lo que es imprescindible sacarla y volver a repetir la operación.

  5. 5

    Inyecte suavemente el líquido. Es importante que en este paso no se mueva la aguja, ya que en ese caso será doloroso para el paciente y es posible que el líquido no se introduzca bien. Por lo tanto, es imprescindible ser especialmente cuidadosos.

  6. 6

    Retire la aguja y masajee suavemente la zona en la que se haya puesto la inyección con un algodón empapado en alcohol o agua oxigenada. De esta forma calmaremos el dolor que hayamos podido causar al paciente con el pinchazo y eliminaremos las posibles bacterias que puedan infectar la zona.

Comentarios
blog comments powered by Disqus