» Cocina » Comidas y Bebidas » Cómo limpiar una sepia: la mejor técnica paso a paso

Cómo limpiar una sepia: la mejor técnica paso a paso

Galería
Cómo limpiar una sepia: la mejor técnica paso a paso

La sepia es un molusco cuya presencia gastronómica está muy presente en zonas playeras como pequeños chiringuitos o puestos de pescado a la plancha. La sepia, o también conocida como cachón, puede elaborarse en un sinfín de platos como en su tinta, en paellas, pasta, ensaladas o, simplemente, rebozado.

Si quieres preparar una sepia debes, principalmente, limpiarla correctamente. Aquí tienes una guía para que aprendas a limpiar una sepia de forma correcta.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Lava la sepia bajo el grifo. Este primer paso de lavado debe llevarse todos los restos expuestos de suciedad. Es aconsejable lavar la sepia con agua tibia o caliente para que, además de lavarla, mate las bacterias que pueda tener.

  2. 2

    Coloca la sepia sobre una tabla de cocina y corta todos los miembros inferiores. Estos miembros o tentáculos pueden elaborarse, si se desea, rebozado o a la plancha.

  3. 3

    Elimina la cabeza del molusco. Debes cortar la cabeza del molusco y desecharla ya que no es recomendable su consumo.

  4. 4

    Coloca los dedos dentro de la sepia y tira fuertemente de su capa interna. Debes sacar la piel que recubre la parte interna de la sepia y, a su vez, dar la vuelta al cono exterior de la sepia.

  5. 5

    Verás una pequeña bolsa de tinta adherida a su interior. Debes eliminarla o, si deseas elaborar sepia en es tinta, reservarla.

  6. 6

    Retira dos espinas largas que la sepia tiene en su interior. Estas tiras son las encargadas de mantener la postura y la forma del molusco pero, durante la limpieza, deben eliminarse. Para ello tan solo debes tirar para ir despegando estas espinas.

  7. 7

    Pasa, de nuevo, toda la sepia bajo el grifo para eliminar todos los restos de suciedad que hayan podido quedar durante la limpieza.

  8. 8

    Retira, con la ayuda de un cuchillo, la pequeña capa de piel que tiene en su parte exterior. Para ello tan solo debes realizar un simple raspado con el cuchillo ya que la piel se elimina fácilmente.

  9. 9

    Lava, por última vez, la sepia bajo un buen chorro de agua fresca. Ya estará limpia.

Consejos y Advertencias
  • Es recomendable cortar y dividir la sepia en finas tiras o, en su defecto, pequeños cuadrados a la hora de cocinarlo. De esta forma te aseguras que la carne del molusco se cocine uniformemente y no queden zonas duras, muy comunes en la sepia a la plancha.
  • Una vez finalizada la limpieza del molusco puedes cortarlo laminarlo y congelarlo para su posterior elaboración.
  • Puedes elaborar una receta de sepia en su tinta con la bolsa de tinta que extrajiste del interior de la sepia pero, únicamente, si vas a elaborar la receta en el momento de su limpieza ya que no es aconsejable conservar la tinta durante largaos periodos de tiempo.
Comentarios
blog comments powered by Disqus