» Aficiones » Aficiones » Cómo pintar con aerógrafo: Recomendaciones profesionales

Cómo pintar con aerógrafo: Recomendaciones profesionales

Galería
Cómo pintar con aerógrafo: Recomendaciones profesionales

El aerógrafo, también conocido como airbrush es una técnica pictórica con una enorme versatilidad. Es un instrumento que permite pintar con el aire, expandiendo el pigmento de forma uniforme, con resultados perfectos para el grafitti, los rótulos publicitarios y otros usos industriales como el automovilístico. Últimamente, también se está extendiendo mucho su uso en maquillaje, aunque como es evidente, con el uso de pigmentos específicos para maquillaje.


Por su rapidez y eficacia, los maquilladores profesionales de moda, cine, TV, publicidad, etc. hace tiempo que maquillan a sus modelos con aerógrafo, con sorprendentes resultados.

Pero pese a su múltiples usos, es una técnica relativamente compleja que requiere un adiestramiento previo para quien nunca la haya utilizado. Aunque hay aerógrafos de precios sorprendentemente económicos, lo ideal para comenzar directamente es con un equipo profesional, de venta en cualquier ferretería, tienda de artículos de bellas artes y otros establecimientos especializados.

Un aerógrafo de este tipo cuesta en torno a los 60 euros. Además necesitaremos un compresor, el motor eléctrico que produce el aire. El precio de un compresor de calidad es de unos 200 €. Cada compresor vendrá acompañado con sus boquillas y las gomas para atornillarlo al aerógrafo. La pintura suele ser acrílica líquida, dependiendo por supuesto del soporte.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Lo primero que hay que aprender sobre el aerógrafo es a montarlo y desmontarlo, pieza por pieza, ya que después de cada uso es vital que sea desmontado y limpiado para evitar que la pintura se seque y atasque el interior.

    Para empezar a pintar, hay que practicar en soportes de prueba para agilizar la muñeca, el pulso y aprender cómo se regulan los chorros. Cada aerógrafo es distinto, por lo que debe usted adaptarse a su aparato.

    ¡Conozca su aerógrafo y practique antes de pintar su obra maestra!

  2. 2

    Una vez aprendido cómo se regula el flujo del aire, podremos empezar a hacer degradados. Esto nos permitirá un gran realismo en los resultados. Además, el aerógrafo es la herramienta perfecta para subir y bajar tonos, según la densidad de pintura en el aire expulsado por el compresor.

    Aprenda en un soporte de prueba a hacer estos degradados y comprobará como poco a poco va adquiriendo más y más habilidad. Como en el resto de técnicas artísticas, llegar a dominarlas es cuestión de práctica.

  3. 3

    El aerógrafo también es excelente para pintar sobre plantillas. Fabrique una plantilla casera imprimiendo lo que desee reproducir en una cartulina o acetato (cartulina transparente) y corte los contornos con un cúter. En los huecos resultantes será donde entre la pintura. Si lo necesita, puede hacer pequeños puentes para unir los fragmentos sueltos.

    Si desea dar mayor detallismo al resultado, una vez pintada la plantilla y seca la pintura (en aerógrafo el acrílico seca en cuestión de minutos), podrá añadir los degradados que le interesen.

Comentarios
blog comments powered by Disqus