» Cocina » Recetas » Cómo preparar glace: Método simple por pasos

Cómo preparar glace: Método simple por pasos

Galería
Cómo preparar glace: Método simple por pasos

El glace es uno de los baños más clásicos en repostería, con el que se puede realizar desde una decoración simple hasta una más profesional, con flores u otro tipo de filigranas. También sirve para decorar galletitas, tortas y/o armar figuras. Sin embargo, eso dependerá de su consistencia, ya que para cada figura se necesita una consistencia diferente. Si se quiere hacer una flor, éste deberá estar firme, si se deseas rellenar una figura, éste deberá ser fluído. Por ende a continuación te enseñamos un método simple por pasos sobre cómo preparar glace.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    En un recipiente coloca la clara del huevo y batiendo con un tenedor, ve incorporante el azúcar impalpable. Luego, añade la cantidad de gotas de jugo de limón que desees para darle gusto al glacé y además regular su consistencia. En los siguientes pasos te vamos a indicar que puntos son los existentes en cuanto a glace se trate y que se puede hacer con cada uno de ellos.

  2. 2

    El glacé real debe de tener una consistencia firme, para poder realizar figuras determinadas, como por ejemplo, bordes, flores, volados o unir diferentes piezas de pastillaje o outro producto. Cuando la pasta forme picos, significará que ya puede ser utilizada e incluso colocada en diferentes recipientes para luego darle el color que se desee a cada uno de ellos.

  3. 3

    Si se deseas bañar galletitas y/o alfajores, el glace deberá tener una consistencia liviana, es decir que cuando se bata habrá que incorporarle más limón para que la textura sea líquida y brillosa.

  4. 4

    El glace medio posee una textura más cremosa que la liviana y con menos brillo. Éste es ideal para poder realizar línes o delinear algún dibujo. Su consistencia exacta será cuando al levantar el glace con una cuchara, se forme un pico y luego, éste caiga para un costado.

  5. 5

    El glace a punto tiene una consistencia muy buena, con textura cremosa y sin brillo. Es ideal para poder utilizar con cualquier boquilla y realizar volados, dibujos y acabados.

Consejos y Advertencias
  • En el caso de que el glace esté muy pesado, añade más jugo de limón, caso contrario, añade azúcar impalpable.
  • Mientras se trabaje con el glace, el que no se esté usando, deberá ser tapado con un paño limpio y seco o con uno húmedo en el caso de que el ambiente sea muy seco. Tabmién podés utilizar papel film para taparlo, pero siempre se deberá cuidar de que no entre aire.
  • Guarda el glace en un recipiente con tapa en la heladera y cúbrelo con papel film. Éste puede ser conservado durante aproximadamente 54 meses, es decir, cuatro años y medio. Lo únic que se deberá tener en cuenta, es que antes de utilizarlo, hay que retirarlo de la heladera un día antes para que se adapte a la temperatura ambiental.
Comentarios
blog comments powered by Disqus