» Salud » Salud Familiar » Cómo prevenir las enfermedades respiratorias: Cuidados

Cómo prevenir las enfermedades respiratorias: Cuidados

Galería
Cómo prevenir las enfermedades respiratorias: Cuidados

Cada vez son más comunes las enfermedades respiratorias. Debido a la alta contaminación de las ciudades, los malos hábitos de salud (como fumar) o una higiene inadecuada del hogar, cada vez son más las personas que se ven afectadas por las afecciones de origen respiratorio. Estas son muy variadas y van desde un simple resfriado a una afección severa, como el EPOC; desde la gripe hasta los bronco- espasmos provocados por el asma. En algunos casos, son de difícil prevención; en otros, es más fácil prevenirlos o, simplemente, moderar su incidencia. Veamos, pues, mediante una sencilla guía, cómo prevenir las enfermedades respiratorias.

Instrucciones
  1. 1

    Dejar de fumar. La principal forma de dañar nuestras vías respiratorias la provoca el tabaco. Este hábito solo tiene consecuencias negativas para la salud, siendo la oclusión de las vías respiratorias la primera consecuencia de este nociva adicción. En los casos más extremos es la causa la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

  2. 2

    Mantener la casa limpia y aireada. El polvo es otro de los enemigos de las vías respiratorias. Esto se vuelve aún más nocivo si la persona padece alergia a los ácaros, ya que en el polvo es donde encuentran su lugar ideal para reproducirse. Lo mejor es mantener una correcta higiene diaria del hogar, manteniéndola lo más limpia de polvo posible.

  3. 3

    Reducir la humedad del ambiente. La humedad es otro de los enemigos de las vías respiratorias, ya que, a los conocidos ácaros (que se encuentran como en casa en esos ambientes), se unen bacterias y virus que utilizan la humedad para reproducirse. Una manera efectiva de reducir la humedad es mediante los aparatos deshumidificadores, que extraen la humedad del ambiente y la recogen en depósitos de agua.

  4. 4

    Evitar cortinas y alfombras. A no ser que se limpien a diario, lo mejor es evitar este tipo de complementos en el hogar, ya que son lugares donde el polvo se acumula con facilidad.

  5. 5

    Mantener el dormitorio bien limpio y ventilado. Se debe cambiar la ropa de cama (sábanas, fundas de almohadas...) semanalmente, para asegurarse que está limpia y lo más exenta de ácaros posible, ya que este es uno de los lugares idóneos para su reproducción. Los ácaros se alimentan de las células muertas de la piel y la cama es el lugar donde más se acumulan.

  6. 6

    Mantener hábitos de higiene adecuados. Los virus de la gripe o el del resfriado común, se transmiten por vía aérea. Sin embargo, si tocamos un objeto infectado, como puede ser un grifo, y posteriormente nos tocamos la cara (boca, nariz) multiplicamos la probabilidad de contagiarnos. Es decir, en las manos, el virus es inofensivo, pero si pasa a la nariz o la boca nos podemos infectar. Una buena higiene, lavándose bien las manos, evita que esta afección respiratoria se propague aún más.

Comentarios
blog comments powered by Disqus