Cómo silbar con los dedos: Paso a paso. Consíguelo fácil

Galería
Cómo silbar con los dedos: Paso a paso. Consíguelo fácil

Lo vemos en acontecimientos deportivos, lo escuchamos en los conciertos cuando el grupo toca mal, vemos como alguien pide silencio haciéndolo: silbar con los dedos es más fácil de lo que parece, y mucha gente que quisiera llamar la atención de los que tiene alrededor no lo hace porque no ha practicado convenientemente los pasos para hacerlo de la manera correcta, o porque no quiere quedar en ridículo "chiflando" de forma floja.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Hay diversos métodos: aquí te enseñaremos a hacerlo con los dedos índices de ambas manos. El primer paso es sacar la lengua, y colocar ambos dedos índices en los lados de la lengua, más o menos en su zona media. A continuación, hay que presionar ligeramente con esos dedos en la lengua, sin clavar las uñas ni hacernos daño, hasta que la lengua se doble sobre sí misma y se quede escondida entre los dientes de la parte inferior de la boca, formando una pequeña cuña que se elevará hacia arriba. Este primer paso es el más difícil de todos, ya que la posición que obtenemos no es natural, y puede que en los primeros intentos se nos resbale o se nos clave contra los dientes: hay que practicar para poder colocarla de la manera más cómoda para nosotros.

  2. 2

    Ya estamos muy cerca de aprender a silbar con los dedos. Con el labio inferior es importante que cubramos bien los dientes en los que está apoyada la lengua. El siguiente paso es cerrar la boca por encima de los labios, cerrándolos y apretando bastante. Sólo tenemos que dejar un pequeño espacio abierto. El último paso es el de expulsar el aire con la mayor fuerza posible. Dependiendo de la apertura que hayamos dejado previamente, de la posición de los dedos y de cuánto tengamos flexionada la lengua, además del angulo en que esté apoyada en los dientes, obtendremos un sonido más grave o más agudo: los agudos conseguirán llegar más lejos, pero necesitaremos hacer más fuerza para obtenerlos.

  3. 3

    Es probable que en los primeros intentos no nos salga ningún sonido, y que tardemos bastante en conseguir un silbido aceptable. El mejor truco es perseverar en nuestro intento, y para ello basta con mover despacio los dedos dentro de la boca, buscando el punto de apertura perfecto, que generalmente no debe de ser superior a un centímetro. Es probable que en estos primeros intentos pierdas mucha saliva: no te preocupes, es perfectamente normal.

Comentarios
blog comments powered by Disqus