» Salud » Adelgazamiento » Cómo tener la panza chata: Métodos infalibles para lograrlo

Cómo tener la panza chata: Métodos infalibles para lograrlo

Galería
Cómo tener la panza chata: Métodos infalibles para lograrlo

Tener la panza chata no basta con hacer dietas y bajar esos kilos de más: requiere de ejercicios y un cambio en el estilo de vida y los hábitos alimenticios, donde lo que se come que de ninguna manera deben ser de bajas calorías sino todo lo contrario, aunque sí evitando ciertos alimentos que suman grasas. Los músculos no se crean de la noche a la mañana y las células que los componen no pueden crearse, sino que las que ya existen deben aumentar su tamaño para que eso se refleje exteriormente. La grasa debe eliminarse ya que es la que tapa al músculo por debajo de ella y evita que el metabolismo sea eficiente para lograr el cuerpo deseado.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Mantener una dieta balanceada, evitando alimentos elaborados y llenos de azúcar y grasas, como las frituras, golosinas, helados y facturas.

  2. 2

    Comer verduras ricas en minerales y vitaminas y frutas que aporten energia y no engorden.

  3. 3

    Comer por lo menos seis comidas al día, ingiriendo pequeñas viandas entre las comidas principales para mantener al organismo trabajando y quemando calorías todo el tiempo.

  4. 4

    Combinar porciones de comidas que aporten proteínas, como carnes magras y pescados junto a aquellas que aporten fibras, como ensaladas o cereales.

  5. 5

    Disminuir lo más que se pueda las harinas -pastas, pizzas, tortas y postres dulces- ya que ellas son las que se transforman en grasa en el organismo.

  6. 6

    Realizar ejercicio aerobico -el que más ayuda a baja de peso- por lo menos tres veces por semana en forma moderada a intensa. Este puede corresponder a trote, natación o algún ejercicio similar donde se trabaje todo el cuerpo.

  7. 7

    Establecer una rutina de abdominales combinadas con el ejercicio aeróbico y repetirla de tres a cinco veces por semana.

  8. 8

    En caso de necesitar una cuota extra de ayuda, siempre se puede recurrir a los tratamientos estéticos no invasivos que pueden colaborar con el ejercicio y la dieta, como la ultracavitación o los masajes linfáticos.

  9. 9

    Evitar estar sentado mucho tiempo y actividades que predispongan al sedentarismo: incluso cuando se trabaja, dedicar varios minutos por hora a mover el cuerpo y las piernas. Suplantar hábitos por otros más saludables, como tomar escaleras en vez del ascensor o caminar en vez de ir en auto a todas partes.

Consejos y Advertencias
  • Consultar con un nutricionista que brinde la dieta más adecuada para cada tipo de organismo
  • No realizar dietas extremas
  • El ejercicio debe realizarse planteando una rutina donde se comience se a poco con la dificultad y la intensidad del mismo.
Comentarios
blog comments powered by Disqus