» Salud » Enfermedades y Transtornos » Cómo tratar a un depresivo: Consejos y prácticas

Cómo tratar a un depresivo: Consejos y prácticas

Galería
Cómo tratar a un depresivo: Consejos y prácticas

La depresión es una de las enfermedades más comunes del siglo XXI. La tristeza, ansiedad, decaimiento o el pesimismo son algunos de los síntomas de esta dolencia que, si bien es dura para el que lo sufre, también lo es para aquellos que lo rodean. Convivir con una persona que sufre depresión puede resultar complicado. Muchas veces, en el afán de ayudar al enfermo por parte de familiares y amigos, se obtiene una respuesta negativa. Sentir impotencia al no saber cómo ayudar a a alguien que sufre depresión es algo bastante habitual. Por ello, veremos a continuación cómo tratar a un depresivo.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Se debe adoptar una actitud abierta y comprensiva. Nunca se debe desatender al enfermo y éste debe saber siempre que tiene abiertas las puertas al diálogo, si bien no es conveniente insistirle para que se desahogue: él debe decidir cuándo está preparado para hacerlo. Mantener conversaciones contribuirá a la recuperación de una visión realista de la vida frente al pesimismo, principal síntoma de esta dolencia.

  2. 2

    La pregunta: "¿Qué te pasa?" no debe realizarse bajo ningún concpeto a un paciente con depresión: él no sabe lo que le pasa y, por lo tanto se sentirá frustrado al no poder explicarlo. Si se insiste demasiado, los sentimientos de frustración se transformarán en irritación hacia los que lo rodean y también hacia sí mismo.

  3. 3

    Tampoco se debe animarlo a retomar sus actividades cotidianas pues estamos hablando de un enfermo: él no está así por su propio gusto. En lugar de esto, conviene hacerle saber que es querido, que es importante y comprendido. La respuesta de la familia es fundamental en el proceso de recuperación de un paciente con depresión.

  4. 4

    Nunca se debe impedir que el depresivo siga su tratamiento ni sugerirle que no visite al médico. Aunque la familia puede resultar de gran ayuda, ponerse en manos de un experto es la verdadera solución para salir del agujero. Si toma medicación, sí hay que asegurarse de que este tratamiento es tomado correctamente. Saltarse el tratamiento, dejarlo o tomar más pastillas de las recetadas por el médico especialista, puede derivar en conductas inesperadas con episodios de llanto, nerviosismo, ira o agravamiento de la enfermedad. Las sustancias empleadas en la fabricación de este tipo de medicinas suelen ser muy adictivas por lo que una interrupción brusca del tratamiento puede producir el molesto síndrome de abstinencia (popularmente conocido como "el mono".)

  5. 5

    Practicar deporte es muy beneficioso para el depresivo. Cuando hacemos ejercicio, nuestro cerebro segrega serotonina. Niveles bajos de esta hormona pueden ser los causantes de la enfermedad.

Comentarios
blog comments powered by Disqus