» Cocina » Cómo usar correctamente la olla a presión

Cómo usar correctamente la olla a presión

Galería
Cómo usar correctamente la olla a presión

Hoy en día, la olla a presión es un utensilio imprescindible en cualquier cocina. Aunque parezca sencillo su utilización requiere de unos pasos previos. Ten en cuenta que el calor y el vapor que se acumula dentro de esta herramienta es muy elevado por lo que, antes de usarla, debes asegurarte de hacerlo cada paso correctamente. En esta entrada voy a enseñarte a usar una olla a presión de forma correcta.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Lava la olla antes de usarla. Es importante usar solamente herramientas limpias ya que todas ellas estarán en contacto con los alimentos que después ingerirás. Lávala y sécala un rato antes de usarla.

  2. 2

    Llena la olla a presión solamente hasta el nivel máximo. Todos los fabricantes colocan marcas dentro de las ollas que delimitan el máximo que pueden soportar. No le pongas más agua ni las llenes más ya que podrían estallar o abrirse. También podría escaparse el vapor por zonas por las que no debe ocasionando problemas irreversibles sobre la estructura del utensilio.

  3. 3

    Revisa la goma antes de cerrarla. Todas las ollas a presión tienen una goma en la parte inferior de la tapadera. Revísala antes de cerrarla para verificar que no tiene rajas ni huecos por los que pueda colarse el vapor.

  4. 4

    Cierra la olla a presión todo lo fuerte que puedas. Tienes que girar el manillar hasta que esté bien cerrada.

  5. 5

    Cuece los alimento el tiempo que necesiten. En el libro de instrucciones encontrarás el tiempo de cocción para varios alimentos diferentes. No los dejes más tiempos ya que el calor elevado hará que pierdan sabor.

  6. 6

    Deja que la olla se enfríe antes de abrirla. Tienes que esperar a que todo el vapor salga por completo. Cada olla tiene un sistema de seguridad que te avisa, generalmente suelen ser una pequeña válvula que gira. Cuando esa válvula se detenga podrás abrir la olla.

  7. 7

    Abre la olla con cuidado girando de nuevo el manillar y deja que el vapor que quede salga por completo.

Consejos y Advertencias
  • No le des golpes a la olla cuando la transportes o la laves. Si la das golpes podrías abollarla y hacer que la tapadera no encaje bien. Debido a ello el vapor podría salirse y el interior de la olla no alcanzaría la temperatura adecuada.
  • Para enfriar la olla más rápidamente puedes ponerla bajo el grifo del agua. De esa forma el vapor saldrá más rápido y podrás abrir la olla antes.
  • Revisa de vez en cuando el estado de la goma.
Comentarios
blog comments powered by Disqus