» Hogar » Consejos para fabricar una cuna rodeada

Consejos para fabricar una cuna rodeada

Galería
Hermosa cuna rodeada.

Fabricar muebles no es algo difícil. Sólo se requiere de paciencia, dedicación y de ideas originales. Además, el trabajo artesanal o manual otorga diferentes beneficios como la satisfacción de poder construir un objeto con las propias manos, y de hacerlo, además, como a uno le gusta.

Un mueble necesario y que otorga aún más satisfacción con la elaboración y dedicación personal es la cuna. Allí es dónde el bebé obtendrá sus primeros sueños, donde se recomienda que esté cerca de sus padres. Para ello existen las cunas rodeadas, que se adaptan como una extensión a la cama matrimonial. Si querés armar una, a continuación te brindamos los mejores consejos para fabricar una cuna rodeada.

Dificultad
Fácil
Instrucciones

Cosas que necesitas

  • Barrotes circulares
  • Tornillos
  • Tirantes
  1. 1

    Tomá la altura de la cama matrimonial a la cual debe ajustarse, sumando que después deberás agregarle el colchón. Se recomienda que tu bebé esté a la misma altura que estás vos, para estar más a su disposición cuando lo necesite.

  2. 2

    Con los parantes laterales armá dos "c", atornillándolos unos a otros. Si los preferís curvos, directamente podés encargarlos a una ebanistería o carpintería ya que se precisan máquinas especiales. Adquirí aquí también el elástico a medida para tu cuna.

  3. 3

    Colocá los barrotes de forma vertical a una distancia de 5 a 7 centímetros entre cada uno de ellos. Se recomienda que utilices un tornillo para cada "c" (éstas irán en los extremos, una apoyada al suelo y la otra en la parte superior de la cuna). Agregá un elástico para cunas para sujetar el colchón, sujetado con, al menos, diez tornillos en una de las "c" que formaste. ¡Listo!

Consejos y Advertencias
  • Si preferís una cuna sin barrotes y lisa, podés agregarles placas de madera o fibrofácil en vez de barrotes. La metodología es la misma, con la única diferencia de que, si no te encontrás en la cama, desde la habitación no podrás observar al bebé.
  • Utilizá una pintura sintética lavable. Si bien es más cara, ésta te brindará la posibilidad de limpiarla de manera constante y así prevenir cualquier bacteria o virus que pueda alojarse allí.
  • Cuando hagas cortes de madera, revisá siempre que no queden puntas ni astillas. Para asegurarte, una vez terminado el armado de la cuna, podés pasarle una lija suave en su totalidad (de grosor 160 o 180), con cuidado de no rayar la madera.
  • Considerá una altura desde el elástico hasta la parte superior de, al menos, sesenta centímetros. Así, impedirás que el bebé puede treparse a ella y caer fuera.
Comentarios
blog comments powered by Disqus