» Cocina » Cómo hacer salsa holandesa fácil

Cómo hacer salsa holandesa fácil

Galería
Cómo hacer salsa holandesa facil

Aprender cómo hacer salsa holandesa fácil es realmente muy sencillo. Se trata de una salsa que no tiene mucho tiempo de cocción ni de preparación previa, por lo que puede prepararse poco tiempo antes de servir la comida, o cuando ésta esté cocinándose en el horno, de manera que al ponerla en la mesa estará recién hecha, conservando todo su sabor y propiedades. Se trata de una salsa que liga muy bien con todo tipo de pescados y productos del mar, pero que también puede incorporarse a algunas carnes de caza, o servir de acompañante con determinados aperitivos. Los ingredientes que forman parte de ella son muy fáciles de conseguir, y cualquier cocina que se precie debe contar con ellos, por lo que no hay excusas para preparar esta deliciosa y sencilla salsa.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    Hay que derretir la mantequilla. Para ello, se puede hacer a fuego lento en una sartén antiadherente, con mucho cuidado de que la mantequilla no llegue a licuarse del todo, y quede reducida a aceite.

  2. 2

    Otra manera de derretir la mantequilla de forma sencilla es clarificarla. Para ello, hay que poner la mantequilla que vamos a usar para la salsa holandesa al baño maría, a fuego muy lento. Se ha de remover con un utensilio de madera muy lentamente, y cuando ya esté clarificada la mantequilla en el cazo donde se haya puesto, se ha de retirar la parte espesa que queda flotando en la parte superior, con mucho cuidado.

  3. 3

    Hay que poner agua en un cazo y colocar sobre el fuego a entibiar.

  4. 4

    Cuando el agua alcance una temperatura aproximadamente de 50 grados centígrados, hay que batir únicamente las yemas de los dos huevos con energía, preferiblemente de manera manual, hasta conseguir que la mezcla doble su tamaño. Las yemas que se acaban de batir deben quedar bien batidas y bien aclaradas. Es recomendable usar las varillas para ello.

  5. 5

    Mientras se está batiendo, cuando ya se ha conseguido doblar el tamaño y la masa, es el momento de incorporar la mantequilla que previamente habíamos derretido. Hay que realizar esta operación poco a poco y con mucho cuidado, sin dejar de batir en ningún momento, para que ambos ingredientes liguen perfectamente y la salsa alcance la textura, propiedades y sabor adecuados. Hay que llevar mucho cuidado con que el huevo no se cueza duranmte esta operación y con que la mantequilla quede perfectamente integrada, sin ningún tipo de grumos.

  6. 6

    Hay que añadir una pizca de sal y el limón, y dejar enfriar.

Comentarios
blog comments powered by Disqus