» Cocina » Cómo hacer una sencilla torta de trigo paso a paso

Cómo hacer una sencilla torta de trigo paso a paso

Galería
Torta de trigo

Es muy fácil aprender cómo hacer una sencilla torta de trigo paso a paso. Sus utilidades son muchas, ya que con ella se pueden preparar unos burritos caseros deliciosos, o hacer unos tacos. El sabor que tiene lo que está hecho en casa no se puede comparar a las que están manufacturadas en tiendas. Además, los ingredientes que se precisan para hacerlas son muy sencillos, y se pueden encontrar en cualquier cocina. La preparación apenas toma un cuarto de hora, y la cocción, menos de diez minutos. Por eso, es una buena idea para improvisar una comida o una cena en un momento dado. Esta receta es para cuatro comensales.

Dificultad
Fácil
Instrucciones
  1. 1

    El primer paso es manipular el trigo para quitar todas las impurezas. Para ello, es necesario hacerse con un tamiz, y pasar por él toda la harina. De esta manera, quedará mucho más fina, y no habrá grumos en el resultado final.

  2. 2

    A continuación, hay que poner la harina ya tamizada en un bol que esté completamente seco. Hay que añadir la sal, mezclándola bien para que quede de manera homogénea.

  3. 3

    A continuación, hay que agregar muy despacio el aceite de girasol. Lo mejor es hacerlo en círculos concéntricos, trazando una espiral, para que la cantidad sea la adecuada.

  4. 4

    Una vez que se ha agregado el aceite de girasol, se debe amasar la mezcla con las manos muy despacio, apretando hasta conseguir una textura lo más arenosa posible. Si el resultado quedase demasiado licuado o líquido, hay que añadir más harina. Si, por el contrario, quedase poco espeso, se debe poner una mayor cantidad de aceite, poco a poco, hasta que el espesor sea el adecuado para la receta.

  5. 5

    Para hacer la masa definitivamente, es el momento de añadir el agua, sin dejar de amasar con la mano libre.

  6. 6

    Una vez que toda el agua ha sido añadida, hay que trabajar cuidadosamente la masa con ambas manos, hasta conseguir una mezcla que quede perfectamente homogénea, con una textura regular y sin ningún tipo de grumos.

  7. 7

    Una vez conseguida la masa, hay que hacer pequeñas bolas que quepan en el hueco de la mano, e irlas separando poco a poco.

  8. 8

    Con la ayuda de un rodillo, hay que aplastar cada una de las masas hasta que cada una de ellas sea una oblea.

  9. 9

    En una sartén con una gota de aceite, hay que calentar cada una de las obleas, hasta que estén doradas por ambos lados.

Comentarios
blog comments powered by Disqus